mundo

Subir el salario mínimo no daña al empleo, dice Joseph Stiglitz Premio Nobel de Economía

Joseph-Stiglitz-2

El economista norteamericano cree que Italia supone un peligro para la eurozona “a corto y medio plazo”

Joseph Stiglitz parece disfrutar desmontando verdades que otros colegas consideran indiscutibles. Nacido hace 75 años, este nobel de Economía exasesor de los presidentes Bill Clinton y José Luis Rodríguez Zapatero y ex economista jefe del Banco Mundial ejerce hoy como profesor en Columbia y polemista habitual. Forma, junto a Paul Krugman, el dream team de los economistas progresistas estadounidenses. Con una sonrisa perenne y mirando siempre a los ojos de su interlocutor, ataca con igual fiereza el auge de líderes populistas, el aumento de la desigualdad o la gestión europea de la crisis. Pero, sobre todo, ha encontrado su archienemigo en Donald Trump, un presidente al que acusa no solo de una política fiscal desastrosa y de impulsar una guerra comercial de consecuencias imprevisibles, sino de atacar “los ideales americanos de libertad, democracia y justicia para todos”.

La victoria del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes —y su fracaso en el Senado— cogió a Stiglitz en Madrid, donde el miércoles participó en un foro de innovación invitado por Mastercard. A las pocas horas de conocerse los resultados de las legislativas, el autor de El malestar en la globalización basculaba entre la esperanza por la conquista demócrata de una de las dos Cámaras —“Los republicanos no van a lograr aprobar ninguna ley en el Congreso. No va a haber fondos para el muro, que está acabado”, asegura— y la frustración por el hecho de que el aumento de votos demócratas no vaya a traducirse en un giro radical en la política estadounidense.

ñlkñfllkñlfkñflds

Stiglitz no elude ningún charco. Prototipo de lo que en EE UU denominan “liberal”, aplaude sin ambages la decisión del Gobierno español de aumentar un 22% el salario mínimo, hasta 900 euros mensuales, un paso, según dice, “largamente esperado”. Frente a los augurios catastrofistas del Banco de España —que cifra en 150.000 empleos el coste de subir el suelo salarial— o a la más moderada Comisión Europea —que esta semana redujo el impacto a 70.000 puestos de trabajo—, Stiglitz niega la mayor.

Subir el salario mínimo tiene un impacto “insignificante o incluso positivo” sobre el empleo, sostiene. Para justificar esta opinión, cita un centenar de estudios hechos en EE UU. “Allí, los datos son abrumadores. Y no se refieren a subidas del 22% como en España, sino incluso del 100%, como en Seattle”, asegura. Stiglitz atribuye las críticas a la decisión de Pedro Sánchez a una visión antigua basada en la presunción de que el mercado de trabajo funciona como cualquier otro mercado definido por la oferta y demanda, idea que Stiglitz considera “una especie de creencia religiosa”. “Los estudios muestran que no es así”, concluye.

¿SABE USTED QUÉ ES LA PODEROSA ORACIÓN AL JUSTO JUEZ? CONOZCA DETALLES ESCUCHANDO EL SIGUIENTE AUDIO:

Otra polémica en la que chapotea con gusto es el choque con Bruselas del nuevo Gobierno italiano a costa de su presupuesto. Considera a la tercera economía del euro “un peligro real para la eurozona, tanto a corto como a medio plazo”. A partir de aquí, Stiglitz tiene críticas para todos. Al Ejecutivo populista de Di Maio y Salvini reprocha unas cuentas poco realistas, basadas en la idea errónea de que reduciendo impuestos lograrán aumentar la recaudación. “Es una idea que ya usó Reagan. No ocurrió entonces y probablemente no va a hacerlo ahora”, asegura. Pero el estadounidense —cuyo último libro, El euro: cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa, describe al euro como un error fruto de “políticos no versados en economía que pretendían crear su propia realidad”— también tiene munición contra la Comisión Europea. “Sus reglas de gasto son erróneas. Tiene que haber reformas. Italia tiene razón en ello”, dice
El economista no cree que el Gobierno italiano vaya a dar marcha atrás, como hizo el griego. Y como desenlace más probable de esta crisis vislumbra un escenario en el que Roma lance un órdago a la Comisión Europea, obligándole a elegir entre expulsar a Italia del euro o aceptar que se salte a la torera las normas europeas. “Salvini y los suyos apuestan a que será Bruselas la que dé marcha atrás. Y creo que es una buena apuesta”, anticipa.
¿ES USTED DESPLAZADO O VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA? POR FAVOR ESCUCHE EL SIGUIENTE AUDIO:
En la gestión de la crisis del euro, Stiglitz señala a una gran culpable: la canciller alemana Angela Merkel. “Fue inconcebible cómo estaba dispuesta a sacrificar a Grecia para salvar a los bancos alemanes. Además, ella misma creó un problema interno. Su retórica de situar a Grecia como responsable de la crisis por su derroche —cuando países como España, con superávit público, también cayeron en la crisis— lo puso muy difícil para los políticos alemanes que querían ofrecer una visión más equilibrada”, asegura. Justo cuando la líder europea más importante de los últimos 15 años empieza a despedirse, Stiglitz solo le reconoce la valentía con la que se enfrentó a la crisis migratoria. “Pero entonces tampoco logró sus objetivos. Ha sido su penitencia por sus pecados en la crisis del euro”, añade con una sonrisa maligna.

Cuando se le pregunta por los grandes peligros de la economía mundial, Stiglitz no duda un instante: la guerra comercial —lo dice él, gran crítico de los megatratados que EE UU negociaba con la UE y con los países del Pacífico, acuerdos a los que Washington ha dicho no— y el lento adiós al dinero ultrabarato por la progresiva subida de tipos de interés.

Sobre la primera amenaza, apunta a un claro responsable: Trump. “Una guerra comercial entre las dos grandes potencias mundiales sería muy dañina. Ahora mismo es muy posible que estalle el conflicto. Aunque solo pongo un pero: Trump no es racional. Y en cualquier momento puede cambiar de opinión sin ninguna justificación racional, como ya hizo con Corea del Norte”, concluye.

VEA EL VÍDEO DE LA ENTREVISTA:

Texto y vídeo cortesía del diario EL PAÍS de España.